Muro pintado con rostro de mujer en Lesbos
Un año después
16 marzo, 2017

¿Cuál es la mejor ONG para donar?

Corazones de madera de ONG

Tomar la decisión de cuál es la mejor ONG para donar tu tiempo y/o dinero no es fácil. Sin embargo, valorar cómo gestionan los recursos, qué hacen y qué hay en su ADN, puede ayudarte en la elección.

Pero, empecemos por el principio…


¿Qué es una ONG?

Según la Organización de las Naciones Unidas (ONU), una ONG es una agrupación de ciudadanos voluntarios, sin ánimo de lucro, que se organizan en un nivel local, nacional o internacional para abordar cuestiones de bienestar público.

Desde que empezaran a constituirse, las organizaciones no gubernamentales han ocupado, cada vez más, un lugar fundamental en nuestra sociedad.
Pero, ¿cómo y por qué surgen? ¿Qué papel juegan en el panorama actual?

La caridad, concepto cristiano que representa el auxilio que se presta a los necesitados, ha inspirado a muchas organizaciones (tanto religiosas como laicas) a ayudar a los más pobres.

La transformación social que acompañó al Renacimiento, desembocó en una sociedad laica en la que cobró fuerza el Humanismo. En este contexto surge la filantropía (del griego φίλος y άνθρωπος: amor al ser humano) como el sentimiento de solidaridad entre seres humanos simplemente por el hecho de serlo. Yo, como ser humano, soy igual que cualquier otro ser humano.

Alrededor de ambos conceptos (caridad y filantropía), emergieron desde finales del siglo XIX, diversas organizaciones, que llevaban a cabo programas asistenciales, con un marcado carácter paternalista.


Respuesta de la sociedad civil

Es a partir de los años 50, cuando la sociedad civil comienza a ser consciente de la necesidad de superar este modelo y organizarse en estructuras más críticas e inconformistas.

Así, en 1961 se funda Amnistía Internacional. Y lo que comenzó siendo sólo una campaña para solicitar la excarcelación de seis presos de conciencia portugueses, acabó convirtiéndose en un movimiento internacional por la defensa de los derechos humanos de carácter permanente.

Prisioneros Amnistia Internacional

 

El origen de las ONG está en la respuesta de la sociedad civil organizada, a situaciones que los estados no atienden.

Alrededor de este tema, surgen conceptos como dar, beneficiencia, donación, no lucro, etc, que en ocasiones nos confunden y hacen que esperemos de las ONG cosas irreales.


¿Qué debemos esperar de una ONG?

Parece evidente que manejamos dos códigos “éticos” diferentes en función de en qué sector se encuentre una organización.

Un banco puede obtener más de 6.000 millones de euros de beneficios en un año y nadie lo cuestiona. Imagínate lo mismo para cualquier ONG. ¡Sería un escándalo! (y ¡ojo!, no hablo de repartir dichos beneficios entre los socios). Más de 6.000 millones para ayudar a otras personas.

Ponemos en tela de juicio que una ONG contrate al mejor publicista, por ejemplo, para que diseñe una campaña con la que poder recaudar fondos para su causa. Le retiramos la mirada y, por supuesto, la donación. Sin embargo, nos parece lo más lógico que una gran empresa dedique presupuestos publicitarios millonarios para aumentar su riqueza.

Pareciera que, en el inconsciente colectivo, está la idea de que no es moral, ni siquiera decente, que una ONG tenga como fin obtener grandes beneficios para financiar sus proyectos. Quizá, herencia de un modelo basado en el puritanismo, pensamos que, puesto que una ONG “trabaja para los pobres”, también debe serlo y convertir la austeridad en su “modus vivendi”.

Lo que deberíamos pedir a una ONG es que obtenga, cuantos más beneficios mejor, y que, por supuesto, los socialice. Justo el modelo contrario al que funciona en nuestra sociedad: socializar pérdidas y privatizar beneficios.

Lo que debemos pedir a una ONG es que socialice beneficios.


¿Qué hay en el ADN de las ONGs?

Hay otro punto importante para el debate. La razón de ser de las ONG no sólo debe ser la mejora de las condiciones de vida de determinado grupo. En el ADN de cualquier organización debe estar la defensa de los derechos humanos, como salvaguarda de una existencia digna con igualdad de oportunidades para todos y todas.

Este debiera ser el objetivo fundamental y la bandera común: la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Mover conciencias y crear ciudadanía en torno a ese elemento central.

Las ONG deben ser los agitadores de las conciencias y de la ciudadanía.

Y aquí surge la tercera cuestión: ¿Cómo debería ser la relación de las ONG con los diferentes gobiernos? Es evidente el reconocimiento del espacio que ocupan las ONG en las sociedades. Pero, si hablamos del papel que queremos que asuman,  ¿deben ser simplemente ejecutoras de los planes de otros, o crear sus propios proyectos?

Y por otro lado, el que existan ONG´s, ¿hace que los gobiernos se desentiendan de los problemas que deberían resolver? Es decir, ¿están las ONG haciendo un “trabajo” que deberían asumir los estados? En Sudan del Sur 100.000 personas se mueren de hambre. Literalmente. En marzo de 2017.

Nadie se hará cargo de los más desfavorecidos de la Tierra. Los desterrados no forman parte de este circo, no consumen, no producen, casi no existen. Si, de verdad, queremos un mundo más equitativo, el tercer sector es fundamental.

Pero siguiendo con la reflexión, ¿qué tareas se encomienda una ONG a sí misma? Y mucho más importante, ¿qué imagen de la sociedad transmiten las ONG´s?

Porque estos puntos de partida van a determinar el modelo de relación entre los gobiernos y el sector social, y sobre todo, el modelo de intervención de las ONG, que debe ser único y genuino y que debe ponerse como meta lograr una sociedad más justa, desde la creación de movimiento social y la ocupación del espacio público.


Donar desde la solidaridad generosa

Si asumimos que la desigualdad ha estado presente desde siempre, es también asumible que las ONG´s se erijan en catalizadores de la acción dirigida a revertir esa situación. Y esto puede entenderse desde la caridad o desde la solidaridad.

Aceptar la solidaridad como principal riqueza de las ONG´s, implica hacerlo desde la generosidad de entender que, para llevar a cabo todos sus cometidos, cualquier organización necesita dotarse de recursos.

No se trata de reproducir el sistema capitalista en el sector social. Se trata de empezar a entender que las ONG son nuestra herramienta de participación y que, como cualquier organización necesitan ser sostenibles. Y nuestro papel como sociedad civil será exigirles la defensa a ultranza de sus intereses, que no pueden ser otros que los derechos humanos. Los tuyos, los míos, los de todos.

Así que si te estás planteando donar dinero a una ONG, valora qué persigue, cuáles son sus principios, sus ámbitos de actuación, exige que sea transparente, pídele cuentas de lo que hace con tu dinero, decide y dona. Confiando en que el destino de tu aportación será el mejor posible para conseguir que el mundo sea un lugar más justo.

Si te estás planteando donar dinero a una ONG, pídele cuentas de lo que hace, y ¡dona!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

DONA
Share This

Si continuas navegando aceptas el uso de cookies. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar